25 enero 2011

Tesouros Numismáticos

He de reconocer que hasta que no tuve una mínima orientación gracias al blog de Adolfo y al foro Imperio Numismático cometí bastantes tropelías con mi forma de coleccionar; afortunadamente aprendí a tiempo que no merece la pena coleccionar moneda conmemorativa actual, pues el Estado siempre se asegurará que no haya forma de comercializar con estas monedas y, aunque esto al coleccionista no debería interesarle, la realidad es que, al final, el que más y el que menos siempre hace intercambios y/o ventas en las que estas monedas no suelen encontrar mucha cabida. Sé casos de gente próxima a mí que ha llegado a comprar monedas conmemorativas del tamaño de los centenes de metal noble para acabar dejándolas acumular polvo.
Pero siendo honestos debo reconocer la belleza de algunas de estas monedas, y si además le unimos un precio facial, o razonable incluso, uno puede verse tentado a incumplir el principio de comportamiento arriba indicado. Esto sucede con la entrada de hoy, dedicada a la serie de Tesouros numismáticos emitida por Portugal.
Tesouros numismáticos fue concebida en el año 2009 con la finalidad de recrear las consideradas 5 piezas míticas y más deseadas de la numismática portuguesa. Yo me centraré en las 5 primeras por ser mis favoritas, pertenecientes a las primeras dinastías que reinaron en un joven Reino de Portugal que se había escindido del Reino de León en 1139. El trasfondo de la independencia fue, en gran parte debido a los intentos de Alfonso VI por disminuir la fuerza de los nobles de Galicia y condado Portucalense, hasta entonces solamente separados por el río Miño.

Morabitino de D. Sancho II (1223-1248)
Acuñada en cuproníquel y en oro proof y con un valor facial de 1.5€, esta moneda recrea el único morabitino acuñado en oro por D. Sancho II que se conoce hoy en día y que puede verse en el Museo Numismático Portugués.
En cualquier caso, los morabitinos se empezaron a acuñar durante el reinado de D. Sancho I y, con más o menos variaciones en diseño y leyendas, continuaron durante los reinados de D. Alfonso II y D. Sancho II. Fue una pieza que en la época se labró a imitación del tipo, métrica y peso del verdadero Dinar o Morabetino musulmán. A su vez, estas monedas fueron copiadas por otros reinos feudales europeos, fundamentalmente Francia con sus “Franc a cheval”. Las acuñaciones más comunes que se encuentran hoy en día son las pertenecientes a D. Sancho I, y aún éstas son piezas muy raras que en las subastas pueden alcanzar precios bastante elevados; como ejemplo la moneda de la foto alcanzó los 19.000€.

Justo de D. Joao II (1455-1495)

Acuñada también en cuproníquel (aunque en menor cantidad) y en oro proof con un valor facial de 5€, es una copia realizada por Jose Viriato que conmemora aquellas mandadas acuñar por Juan II en su época como declaración manifiesta del orgullo por su país y por los descubrimientos que estaba llevando a cabo, en competición directa con España.
“[…] acordámos de mandar lavrar […] moeda de oiro, cruzados de lei e peso e valia como os que El-Rei meu Senhor e pai […] fez, por ser moeda nobre e rica e mui cursável que por todo o mundo tem crédito e sua valia mui certa”.


Este orgullo es muy comprensible conociendo el gran número de colonias portuguesas establecidas en la época en África y la gran insistencia de D. Joao II a trazar la demarcación del Tratado de Tordesillas a 370 leguas al oeste de Cabo Verde al sospechar la existencia de Brasil, descubierto en 1500 por Pedro Álvares Cabral.
La moneda original está clasificada como de la más alta rareza, y, desde luego, su precio la acompaña, bien por el aura de señorío que la rodea, bien por un precioso y cuidado diseño que fue un éxito en la época.

Portugués de D. Manuel I (1469-1521)

Se espera que durante el mes de noviembre de este año 2011 salga la tercera moneda de la serie, con una tirada en cuproníquel equivalente a la del anterior año y una reducida a 1500 en oro proof.
Equivalente en su prestigio internacional al que gozarían, aunque más tarde, los escudos españoles. Aceptada unánimemente desde Oriente hasta el Nuevo Mundo, esta moneda fue acuñada por D. Manuel I y equivalía a 10 cruzados, una cifra exorbitante para la época que hizo que fuera la moneda de mayor tamaño de toda Europa.
Para terminar, al que le interese la colección completa, que sepa que la serie constará además, de forma reconocida hasta la fecha, de la Peça-1722 “Lisboa” de Juan V y la Peça-1833 “Degolada” de María I

23 enero 2011

2€ conmemorativos de Portugal 2011

Aunque diversos blogs más especializados en el tema euro ya se han adelantado a la publicación de esta noticia no puedo evitar subirla también; el Banco de Portugal ha anunciado hace escasas semanas la emisión de una nueva moneda conmemorativa de 2€, dedicada a uno de sus grandes personajes históricos; Fernao Mendes Pinto.


La aparición de una nao nos hace irremediablemente pensar en la época de los grandes descubrimientos, en el tiempo en que España y Portugal se habían repartido el mundo entre ellos y cuando los barcos ibéricos surcaban los mares continuamente, abriendo el comercio de especias y productos exóticos, además de la búsqueda de metales preciosos para importar a las metrópolis. La figura de Fernao se sitúa en esta época y sus innumerables viajes han sido homenajeados como soportes, en forma de olas, para el barco. En 1537 llegó a las tierras de India en busca de sus hermanos, siendo capturado por los otomanos y vendido como esclavo hasta que fue rescatado por sus compatriotas. Lejos de arredrarse después de esta mala experiencia, se enroló en la que se ha considerado la primera expedición a Japón, donde arribó en 1543. Malaca, Birmania, Molucas, Camboya, Sión o China son muchas de las tierras que visitó, algunas de ellas formando parte de la Compañía de Jesús, la cual acabó abandonando desencantado por el comportamiento de compañeros de la orden.

A su regreso a Portugal intentó, sin éxito, recibir una merecida recompensa por toda una vida dedicada a su patria, se afincó en Almada, próxima a Lisboa, y se dedicó a escribir su obra más famosa, Peregrinaçao, agriamente censurada por la Inquisición (que había llegado a Portugal durante su brevísima unión con el reino de España bajo la figura de Felipe II), especialmente en los capítulos y sucesos referentes a las duras críticas vertidas hacia la orden eclesiástica en la que Fernao había estado. Finalmente la obra fue publicada 31 años después de su muerte y, a pesar de haber quedado obsoleta y que había sido ampliamente “corregida” resultó ser todo un éxito para la época.


"Peregrinaçam de Fernam Mendez Pinto em que da conta de muytas e muyto estranhas cousas que vio & ouvio no reyno da China, no da Tartaria, no de Sornau, que vulgarmente se chama de Sião, no de Calaminhan, no do Pegù, no de Martauão, & em outros muytos reynos & senhorios das partes Orientais, de que nestas nossas do Occidente ha muyto pouca ou nenhua noticia. E também da conta de muytos casos particulares que acontecerão assi a elle como a outras muytas pessoas. E no fim della trata brevemente de alguas cousas, & da morte do Santo Padre Francisco Xavier, unica luz & resplandor daquellas partes do Oriente, & reitor nellas universal da Companhia de Iesus”


22 enero 2011

En Obras

Lo intenté, pero no duró ni una semana...

Volveré a probar el duro arte de escribir un blog, aunque requiere una constancia que yo, para estas cosas, no tengo.

Toca un nuevo comienzo, y estos días se intentará, por lo menos, organizarlo de nuevo y dedicarle un enfoque diferente, aunque existen blogs dedicados tanto a la numismática como a la historia no hay muchos y voy a intentar sumar uno nuevo en este mundo.

A ver que resulta de este segundo intento.

Twitter meneame Facebook Digg Stumbleupon Favorites More