02 julio 2011

¿Por qué no aparece la efigie de Franco en los billetes?

Curiosa pregunta, que levante la mano el que no se la haya preguntado una vez y haya buscado en Ebay algún ejemplar de esos billetes que nunca circularon.


Diversos modelos encontrados que han sido subastados por el portal Ebay, yo personalmente desconozco si realmente son reproduciones de pruebas originales o meras fantasías.
Mientras que en las monedas hubo que esperar hasta 1946 para que empezaran los primeros trabajos de mano del escultor Mariano Benlliure y posteriormente de Manuel Marín; hasta el final de la Dictadura (aunque algunos académicos de la Real Academia de la Historia se empeñen en lo contrario). Sin embargo, esto nunca sucedió con los billetes. 

La tradición notafílica de nuestro país resulta paradójica si pensamos que nunca se acuñó billete con la efigie del gobernante del momento si exceptuamos, quizá, dos únicos ejemplares: un billete de 1000pts del año 1915 conmemorando el matrimonio entre Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg y la primera serie de los billetes de 5000 y 10000pts y las 10000 pesetas de la emisión del 92, los tres con la cara del actual monarca Juan Carlos I; muy pocos comparados con todos los billetes existentes en nuestra historia.



Sería durante la Guerra Civil, cuando el bando sublevado se pusiera en contacto con la casa Thomas de la Rue para fabricar una serie de billetes con valores de 25, 50, 100, 500 y 1000 pesetas; esta casa se mantuvo fiel al Gobierno republicano, al quien fabricó billetes durante la II República; Bradbury, otra firma londinense que también trabajó durante la época republicana tuvo menos escrúpulos a la hora de firmar un acuerdo. A pesar de tener las planchas listas para comenzar la impresión, se acabaron echando atrás a última hora por problemas de tipo jurídico; era un momento en que no se sabía muy bien que bando ofrecía mayores garantías y la reticencia de los gobiernos del Reino Unido y Francia provocó un aislamiento internacional de España. Finalmente sería la Alemania nazi quien fabricara en 1936 primero, y en el 38 después, los billetes del bando nacional.

Desde luego en este momento Franco no gozaba aún del poder absoluto entre su círculo como para proponer su efigie, ni siquiera existía una simbología perfectamente definida entre los sublevados que, recordemos, en ocasiones lucharon bajo la enseña tricolor y el escudo sufría variaciones en los billetes que circularon en estos convulsos años.

En 1940 sucedió uno de los mayores despropósitos del Régimen, se pretendió que Caen & Cartevalori, una firma milanesa, fabricara los billetes de España; una firma que jamás había acuñado papel moneda dado que su trabajo habitual era la fabricación de timbres. Retrasos varios y continuas excusas por su ineficacia e incapacidad de cumplir los acuerdos explican que no se consiguiera materializar las emisiones de esta casa, siendo hoy billetes muy valorados y escasos. El propio Banco de España recomendó ni intentar siquiera incluir a Franco en estos billetes, pues la opinión internacional mantenía a España en un aislamiento que se vería empeorado si la divisa llevara su efigie. Un último intento en los años 50 tampoco llegó a buen puerto.

Prueba única e inédita subastada por Soler y Llach el 21 de diciembre de 2010, precio de salida de 25000€

Al final sucedió lo mismo que con las monedas, la voluntad del Régimen no se llegó a ver satisfecha por unos y otros motivos y las pruebas de billetes con la cara de Franco son de lo más raro en la notafilia, lo que han aprovechado muchos para colar reproducciones de lo que en realidad son meras fantasías; muy de cuando en cuando han sido subastados por las casas, cuando lo hacen son normalmente piezas únicas que alcanzan precios muy elevados, para dificultar su conocimiento ni siquiera aparecen mencionados en la guía Edifil, auténtica biblia de los billetes españoles.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Afortunadamente así sucedió.Me resulta desagradable que gobernantes de cariz totalitario se conviertan en la imagen de un estado.Indicar también que fueron las dificultades propias de la época las que llevaron al gobierno franquista a recurrir a esta firma italiana,ni que decir tiene las facilidades que daban estos billetes a los falsificadores.Saludos .Veradia.

Rubén López-Cortés dijo...

Como opinión personal únicamente numismática las monedas de la Dictadura me parecen muy bonitas, los billetes ya no tanto. Como política soy de tu opinión si además pensamos acerca de la legalidad con la que se determinó que fuera la cabeza del gobierno.

Esta firma italiana jamás había fabricado billetes, pero ya sabemos que Franco perdía la cabeza por el eje Berlín-Roma, y muy especialmente con estos últimos dado que los alemanes "pasaban" un poco bastante de él. Y así les fue, unos billetes realmente pésimos en cuestiones de seguridad.

fer dijo...

Me gustaría saber si conoces alguna otra prueba de emisión nunca emitida. A mí me suena una de diseño abstracto (creo que es de los años 70-80). Saludos.

Rubén López-Cortés dijo...

Buenas noches fer.

Seguramente, no me extrañaría, en las subastas suelen salir con alguna frecuencia, aunque de "diseño abstracto" ahora mismo de memoria no me suena ninguno.

Publicar un comentario

Twitter meneame Facebook Digg Stumbleupon Favorites More