04 abril 2011

El dinero de las seis líneas

Fernando III El Santo, heredero a la corona leonesa, recibió de una manera fortuita los territorios castellanos, a la muerte de su primo Enrique I en 1217, territorios que aumentó al morir su padre Alfonso IX en 1230. No sería hasta el reinado de Alfonso X El Sabio cuando por primera vez en la Historia puede hablarse de una unión definitiva y estable de ambas coronas.





El reinado de Alfonso X, aunque lleno de crisis y quiebras monetarias, llevó asociada una unificación de las leyes y Cortes, fue en este reinado cuando el castellano fue declarado lengua oficial del reino, en detrimento de otros lenguajes como el gallego, euskera o asturleonés. Existen numerosas teorías sobre las posibles razones de esta elección, siendo las más probables las que hacen referencia a su mayor extensión hablada respecto a las otras y a los intentos de los intelectuales del momento a apartarse del latín, idioma empleado por los estamentos eclesiásticos. Con un rey amante de las ciencias, letras y cultura, no es de extrañar que promoviera éstas en su reino y participara como autor en varias obras, “Cantigas de Santa María”, un conjunto de cuatrocientas veintisiete composiciones escritas en gallego y en honor a la Virgen María, suele atribuirse íntegramente al rey, lo que denota que, aunque había declarado el castellano como lengua oficial no presentaba empacho en utilizar otros idiomas.

Económicamente realizó varios intentos de sanear la moneda, y es precisamente una acuñación suya, una pobre moneda que muchas veces pasa por nuestras colecciones sin prestarle la merecida atención, la que introdujo dos novedades revolucionarias para la época. Me refiero a los dineros, monedas muy utilizadas a lo largo de toda Europa y reinados, cuyo antecedente directo fueron los denarios romanos: denier, denaro, denjé, dines, denut, menut son varias de las maneras en que se denominaron estas piezas a lo largo del continente europeo. Los acuñados al principio por Alfonso X no presentan ninguna marca de ceca y eran muy ricos en plata y con valor de cuarto de maravedí; con el paso de los años las arcas fueron mermando sus capacidades con las costosas campañas con Portugal y en la política europea para conseguir intitularse Rey de los Romanos, sucediendo una constante devaluación de la moneda; una segunda serie fue acuñada, idéntica en diseño a la primera pero fabricada en un vellón muy pobre, casi cobre, que levantó las iras del pueblo. Desde su reinado el valor del dinero fue decayendo continuamente hasta perderlo prácticamente.

Dinero de las seis líneas de vellón de Alfonso X, ceca "venera" de A Coruña
en primer cuartel, roeles en segundo y cuarto cuarteles. 


Por su bajo valor intrínseco, es una moneda que los coleccionistas dicen que “ha comprado mucho pan”, frase que me encanta por la fuerza que tiene, tenemos la suerte de tener en la mano una moneda de una época que en su día a día era necesitada, circulaba por manos del pueblo y era causa de alegrías y disgustos, como hoy! Y el famoso dinero de las seis líneas de Alfonso X es una moneda cuyo anverso presenta, por primera vez, una importante leyenda totalmente epigráfica que proclamaba claramente: “ALF ONSVS REXCAS TELLEE TLEGIO NIS” (Alfonso, rey de Castilla y León), con un reverso en donde aparecía representado por primera vez el típico escudo de Castilla y León que hoy en día, tras más de 700 años y con poquísimas variaciones, sigue siendo empleado: contracuartelado con primer y cuarto cuarteles un castillo almenado de tres torres almenado. El segundo y tercer cuarteles: un león pasante y linguado.

 1/4 de maravedí de Alfonso X de plata, ceca "S" de Sevilla; nótese la 
disposición rampante de los leones. http://maravedis.net


El cambio de leones pasantes al famoso rampante actual fue una forma de aprovechar correctamente el espacio en la moneda; aunque se conocen leones rampantes de tiempos de Fernando II y Alfonso IX, bisabuelo y abuelo de Alfonso X, respectivamente, en las monedas no aparecieron así dispuestos hasta este reinado, coexistiendo ambos durante bastantes años; toda una revolución heráldica que más tarde se remataría con la coronación de los leones y hasta hoy, aniversario de la muerte de este gran Rey…


Arribada de Cristóbal Colón a tierras americanas portando el escudo
de armas del Reino de Castilla y León. 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

El dinero de seis lineas es una moneda que me gusta bastante,precisamente por la composición de su anverso que me recuerda la moneda andalusí,algo que aparece en otras acuñaciones cristianas pero no es frecuente.Por supuesto la entrada bien elaborada y la moneda en cuestión bien elegida.Saludos.Veradia.

Publicar un comentario

Twitter meneame Facebook Digg Stumbleupon Favorites More